2009 Crónica Avís

Convulsa como nunca la habíamos visto, la primavera se presentó este año acompañada de “crisis porcina” y “fiebre financiera” (¿o era al revés?). La saturación de noticias trágicas en este mundo globalizado pretende deslucir, como en otras ocasiones, la llegada del mes de mayo y todo lo que él representa para los ibenses. Una vez más, en Ibi damos la espalda al mundo, aparcamos nuestras rencillas político-sociales, y nos disponemos a celebrar uno de los día más singulares de nuestro calendario lúdico.

Los ecos festivos empiezan con bastante antelación, pues el 29 de marzo la Comparsa Contrabandistas ofrece un Concierto en honor a su Abanderada, María Ripoll Cuenca. La Banda de Beniganim, con una mayoría de componentes muy jóvenes, ofreció una cuidada selección de pasodobles, marchas moras y cristianas que dejaron muy buen sabor de boca entre los asistentes.

La Federación de Comparsas celebró una Asamblea el 25 de abril en la que se nos presentaba un escenario económico preocupante. Nos hemos encontrado, en circunstancias no del todo explicadas, con un déficit muy importante, lo que, unido a la crisis económica, nos obliga a llevar a cabo un importante recorte de presupuestos. Entre otras medidas, el Presidente Quique Montesinos ya anunció que la Federación de Comparsas no se haría cargo de la organización de las entraetes como hasta la fecha.

Esa misma tarde, nada más terminar la Asamblea, tuvo lugar la inauguración de la exposición de las fotografías del XXXI Concurso Fotográfico de Moros y Cristianos. En el mismo acto se hizo entrega de los premios a Carlos Verdú Belda (Premio de Honor), José Pardo Sánchez (Primer premio), Javier Salvador Belda, Andrés López Motos y Eliodoro Corbí Sirvent (accésit). Al día siguiente, domingo 26 de abril, la Comparsa Maseros va calentando motores y celebran en “El Corralet” un almuerzo de homenaje a su Capitán Carlos Masía.

Ya estrenado el mes de mayo nos reunimos en el Centro Cultural para la presentación de los cargos festeros. Un escenario bellamente decorado alberga la presencia de un experimentado Quique Montesinos y todo un equipo de personas que conocen perfectamente todos los detalles de la Fiesta. Ahora sólo falta que los demás les ayudemos en su labor e intentemos hacerla más llevadera. La Unión Musical ofreció a continuación un concierto en el que se interpretó el pasodoble José Garrido, la marcha cristiana Lorena, las marchas moras No ho faré més y Mozárabes 1960, y por último, el pas masero Tabal i Saragüells. Al día siguiente, domingo 3 de mayo, era la Comparsa Chumberos la que ofrecía un concierto homenaje a su Abanderada, Mayte Verdú Guillem.

Todo esto que he narrado no son sino notas desperdigadas, compases sueltos que no cobran vida hasta el día del Avís, tan esperado por todos los festeros y, sobre todo, por los Capitanes y Abanderadas, pues es su verdadera puesta de largo. La víspera lo dejamos todo a punto con el traslado de la imagen de la xicoteta desde el Asilo de Ancianos de San Joaquín hasta la Iglesia de la Transfiguración del Señor.

El sábado todo está a punto y, tras la despertá a cargo de los Almogávares, las Comparsas acuden puntuales a su cita con Abanderadas y Capitanes, sin excepción alguna. Me llevé una gran alegría cuando vi a Pascual “El Grande”, anterior Capitán Cristiano, en casa de Carlos Masiá, prueba evidente de lo equivocados que estaban aquellos que pretendieron sembrar cizaña al terminar las Fiestas del 2008. Poco a poco músicos y festeros van acudiendo a la Casa Consistorial para acudir desde allí a la Santa Misa en la Iglesia. Un grupo de “Castell Vermell” interpretó una selección de piezas de música sacra entre las que me pareció reconocer alguna del Llibre Vermell de Montserrat.

Como viene siendo habitual, se forman grupos de festeros que prefieren no participar en el acto religioso y se reparten entre los aledaños del Templo Parroquial a la espera de la salida de Capitanes y Abanderadas, momento que concentra gran cantidad de público ansioso de ver el conjunto de trajes y peinados. Allí mismo arranca un pasacalle informal que conduce a todos los festeros a la Glorieta de España, donde ya están preparados los cocineros y camareros que servirán el tradicional almuerzo. Este año hay que lamentar un desagradable incidente, pues un uso indebido de un petardo provocó una herida a un músico que tuvo que ser llevado al hospital. Los festeros debemos ser conscientes de que los músicos están “trabajando” y estamos obligados a ser extremadamente respetuosos con ellos.

El tiempo acompañaba y nada impidió que al mediodía se celebrase el XLVII Concurso de Cabos de Escuadra frente a un público numeroso y entusiasta. Este año la novedad fue la reducción de escuadras participantes, una por Comparsa, lo que acortó bastante la competición y permitió a todos ir más desahogados de tiempo. Los Almogávares se llevaron el premio a la mejor escuadra y cabo, José Luis Ruano, en el Bando Cristiano. Los Chumberos se llevaron el premio a la mejor escuadra mora, pero el mejor cabo fue Ximo León Martí, de los Piratas, que recibió la Escarapela de Plata por haber ganado el concurso por tercera vez.

Durante la comida los festeros mirábamos el cielo con preocupación, pues se iba cubriendo de nubes y amenazaba tormenta. Como siempre, fuimos acudiendo a la Avda. Joaquín Vilanova dispuestos a desfilar “si el tiempo no lo impide”. Al poco de iniciarse el desfile caían las primeras gotas, pero nadie parecía inmutarse y la Entrada discurrió conforme a lo previsto. Llovió lo justo para recordarnos a todos que no somos inmunes a las inclemencias del tiempo.

Como siempre, nada más terminar la Entrada y sin solución de continuidad, arranca inmediatamente la Procesión en la que devolvemos la imagen de la Virgen nuevamente a su ubicación en el Asilo. La palabra “procesión” viene del “procedere”, que significa marchar, ir hacia delante. Al realizar esta marcha con otros, en grupo, estamos manifestando nuestro deseo de ir hacia el mismo sitio, de buscar la misma meta, de alcanzar unos mismos objetivos. Más allá del componente religioso, esta Procesión del Avís contribuye a crear lazos de unión entre los festeros y el público, mediante un peculiar y expresivo lenguaje universal.

José Vicente Verdú Gisbert

Cronista de las Fiestas de Moros y Cristianos de Ibi.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR