2005 Crónica Avís

Las circunstancias han determinado que sea ésta la primera vez que redactaré la crónica del día del Avís (y espero que no sea la última). La encomienda me llena de satisfacción, pues me permite narrar lo acontecido en el que para mí es el mejor día de todo el año; y por lo que he podido contrastar, no soy el único que piensa así. El Avís es un concentrado de Fiesta; es Fiesta en estado puro, sin aditivos ni colorantes (es decir, sin boatos, carrozas o trajes especiales); es la suma de pequeños retazos, de lo profano y de lo religioso, de lo que, en definitiva, meses después serán las Fiestas Mayores.

He de confesar que para mi gusto, el Avís estaba bien como estaba, es decir, en Domingo; si por mí hubiera sido, no se habría cambiado. Acepté, como muchos otros, la decisión de la mayoría y a la vista del resultado he de reconocer que hemos ganado en comodidad. Será ese sentimiento hedonista al que se refería mi antecesor en el cargo cuando escribió la crónica del Avís del año 2002 (primer año del cambio).

Claro, que los cambios traen la necesidad de más cambios. Es lo que ha venido ocurriendo en estos tres últimos años; hemos tenido que reajustar todas las celebraciones que rodean al Avís. Ya en años anteriores se adelantó la Presentación de Cargos y este año se decidió, afortunadamente, anticipar al viernes el traslado de la imagen “Xicoteta” de la Virgen desde el Asilo, culminando así la reestructuración de los actos, lo que unido a la decisión de los comerciantes de cerrar sus establecimientos, dejó convertido el sábado en día plenamente festivo. Esperemos que así se mantenga en beneficio de todos.

Como decía, la Presentación de Cargos se celebró el 29 de abril en el Centro Cultural de la Villa. Nuestro amigo Pedro, con voz potente, fue llamando a todos y cada uno de los que serán protagonistas directos de las próximas Fiestas, desde Capitanes hasta Delegados Infantiles, pasando por Abanderadas, Presidentes, Delegados, equipo de la Comisión y Embajadores. Pero el colofón lo puso la Unión Musical de Ibi con un magnífico concierto en el que, acompañados del Grup de Dolçainers “Els Arreplegats” de Xixona, se interpretaron las siguientes piezas: Musical Apolo (pasodoble), Terra Nostra y David (marchas cristianas), Tudmir (marcha mora) y la Marxa del Centenari.

El traslado de la Virgen a la Iglesia de la Transfiguración del Señor congrega cada año a más asistentes. La calle se queda pequeña y cuando los primeros llegan a la Plaza de la Iglesia, la imagen aún está saliendo por la puerta del Asilo. Qué lejos quedan aquellos años en los que este traslado era una especie de carga que pesaba sobre las comparsas con capitanía, que tenían que mandar a un grupo de voluntarios para este menester. Recuerdo, y algunos aún no se lo acaban de creer, que hubo un año que la lluvia nos obligó a cargar la imagen en una furgoneta. En fin, así se va haciendo la Fiesta, poco a poco, decidiendo la comunidad, en lenta evolución, lo que quiere o no quiere mantener (me vienen a la cabeza las “Entraetes” previas a Fiestas y me pregunto si algún día alcanzarán esa mayoría de edad).

Y del sábado se podrían decir tantas cosas: Que nos salió un día magnífico, que participaron muchos más festeros que el año anterior (1.450 en total, según fuentes de la Comisión), que no hubo incidentes dignos de reseñar y que la organización funcionó casi a la perfección. El nuevo equipo de la Comisión de Fiestas trabajó de forma incansable, hasta el punto de que el Alcalde de Fiestas acabó en el Centro de Salud en estado de agotamiento total.

Como es de rigor, los Almogávares nos despertaron con sus disparos desde el Cerro de Santa Lucía, llamándonos a todos para acudir a recoger a Capitanes y Abanderadas, que esperan ansiosos a los festeros y músicos con el café y las pastas a la puerta de casa.

Tras celebrar la Misa del Fester, los festeros nos encaminamos hacia ese peculiar centro de reunión que es la Glorieta de España, que se va quedando pequeña para albergar mesas, sillas, cocinas y barras, para ese pequeño y, a la vez, gran almuerzo. El implacable sol matutino castigaba en especial, una vez más, a los que se sientan a la derecha, no faltando las consabidas quejas de los que proponen ir alternando las posiciones. Pero no nos engañemos, los años en los que hizo algo más de fresco, se estaba mucho mejor al sol.

Reconfortados, acudimos al Carrer Les Eres para contemplar lo que sería el XLIII Concurso de Cabos de Escuadra, en el que resultaron vencedores Mariano Díaz Reche (que alcanza la escarapela de plata), por los Almogávares, y Joaquín León, por los Piratas. Cabe destacar que fueran las dos escuadras de Templarios las ganadoras del bando cristiano, merecido galardón que les motivará, más aún si cabe, en su afán por estar a la altura de las comparsas  más veteranas. Vaya desde aquí la enhorabuena a todos.

El desfile vespertino, relajado y distendido para la mayoría de festeros, era sin embargo momento de máxima tensión para Capitanes y Abanderadas, que desfilaron conteniendo apenas la emoción al ver entre el público a familiares y amigos que los vitoreaban. Luego, en Fiestas, se repetirá, corregido y aumentado, pero lo del Avís queda como recuerdo imborrable.

Y fieles a su cita con la tradición, los festeros fueron congregándose en torno a la fuente de la Plaza de la Iglesia, ataviados con su traje oficial aguardaban el inicio la Procesión que devolverá a la Virgen al Asilo de Ancianos San Joaquín, en lo que hasta hace unos años era el punto y final de las celebraciones. Pero ya no es así; los festeros tienen una larga noche por delante, pues les espera un nuevo “día de descans” que cae en domingo.

Intento reflexionar ante tanta novedad, pero acabo concluyendo que a todo esto podía perfectamente referirse Arthur Schopenhauer cuando dijo: “El cambio es la única cosa inmutable”.

José Vicente Verdú Gisbert

Cronista Oficial de Fiestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR